Get Adobe Flash player

A lo largo de la historia de la humanidad fuimos aprendiendo que no sólo las abejas pueden darle estos usos al propóleo sino también los humanos.

Se la ha usado para embalsamar cadáveres, como calmante de infecciones, para tratar las maderas de instrumentos musicales y para cicatrizar heridas por sus propiedades antisépticas.

Así es como el propóleo ha acompañado a la historia de la humanidad por muchísimos años.

Propoleos en las civilizaciones Antiguas

En las civilizaciones de Egipto y Grecia se usaba el propóleo en ungüento para curar heridas de guerra por sus propiedades antisépticas.

Propoleos en Grecia

Aristóteles la menciona llamándola “remedio para las infecciones de la piel, las llagas y las supuraciones”.
Propoleos en Egipto
Los sacerdotes egipcios utilizaban el propóleo para embalsamar sus cadáveres.

Propoleos en roma antigua

En Roma vemos reflejada la importancia del propóleo en su mitología: se dice que Júpiter transformó a la bella Melisa en una abeja para que pudiera producir una milagrosa sustancia curativa: el propolis, el defensor de la ciudad.

Propoleo en el Corán

Es citada en el Corán

Propoleos y Incas

Los Incas utilizaban esta sustancia antes de la venida del español a América para curar estados de fiebre.
– En 1899, en la guerra de los Boers en Africa del Sur y en 1917 durante la Revolución Rusa se utilizó propóleo mezclado con vaselina para curar heridas de guerra. Se lo llamaba “propóleo vasógeno”

– Los monjes lo utilizaron por años para remedio de curación.

– Cuando comienzan los avances tecnológicos del siglo XX el propóleo va quedando en el olvido y hasta llega a desaparecer el concepto en algunos diccionarios
Recién en las décadas de los 60 y los 70 es que el propóleo vuelve a ser investigado en China, América, Polonia y Rusia. Estas investigaciones realizadas tanto por científicos como por apicultores vuelven a demostrar las capacidades de uso del propóleo.

Los comentarios están cerrados.